Email

EE.UU. salta a la comida sana


 
06 abril 2015

La generación nacida entre 1980 y 2000, conocida como los “millennieals”, está rechazando la comida rápida y precocinada de la Generación X (los que nacieron entre 1960 y 1980) y, sobre todo, de los ‘baby boomers’, que ahora tienen entre 55 y 75 años.

Ese cambio de hábitos alimenticios está teniendo un impacto en la sociedad estadounidense que alcanza a dos de sus marcas icónicas: McDonald’s y Coca-Cola. Las ventas en EEUU de la cadena de hamburguesas cayeron un 4% en el último año. La firma lleva cuatro consejeros delegados en 10 años, y el último en llegar al puesto, Steve Easterbrook, es un británico cuyo objetivo es repetir en EEUU la fórmula que ha funcionado para la empresa en Europa: introducir comida más saludable.

Por su parte, Coca-Cola tiene una división destinada a crear nuevas marcas, algunas de ellas más saludables. La empresa ha entrado en el mercado del café, igual que McDonald’s, e incluso en el de los productos lácteos. Y Heinz, la empresa fabricante del ketchup, lleva con sus ventas estancadas en 18.000 millones de dólares desde hace tres años. Si la compañía es mucho más rentable ahora es porque sus dueños han llevado a cabo una oleada de despidos y de reducción de costes.

Para la presidenta y consejera delegada de Campbell’s, Denise Morrison, la situación es “un terremoto social”, derivado de “la explosión del interés en comida fresca y un enfoque de los consumidores en los efectos de la comida en su salud”.

Este cambio ha provocado una explosión de empresas de distribución y restauración especializadas en alimentos sanos. Los supermercados Whole Foods y la cadena de restaurantes mexicanos de comida orgánica Chipotle son ejemplos de este cambio, el cual no es una tendencia exclusiva de las grandes ciudades. Wegman’s, por ejemplo, se ha especializado en supermercados gigantescos destinados exclusivamente a la alimentación sana en lo que se conoce como la “América profunda”.

Adaptado de elmundo.es

← Las ventas mundiales de música digital alcanzan a las físicas por primera vez Pagar alquilar en Nueva York consume hasta el 60% del salario →