Email

Francia y la Unión Europea


 
  Por Dr. Carlos Murillo Zamora 15 mayo 2017

El gobierno de Emmanuel Macron, que asumió el domingo 14, enfrenta una serie de desafíos no solo a lo interno, sino también en el ámbito europeo e internacional. Por eso entre las frases de su discurso de toma de posesión señaló: “El mundo y Europa necesitan hoy más que nunca de una Francia fuerte y segura de su destino, de una Francia que lleve en alto la voz de la solidaridad, que sepa inventar el futuro”. Así se convirtió en el octavo presidente de la V República Francesa.

El primero de los desafíos es la conformación del gobierno, particularmente el primer ministro, que en el sistema de gobierno francés es una pieza clave. El segundo es la elección legislativa, a celebrarse el 11 y 18 de junio, en donde, según los sondeos electorales En Marcha -el partido de Macron- podría lograr alrededor de un 25% de los 577 diputados de la Asamblea Nacional. Sin embargo, esto requiere un gran esfuerzo, lo cual pone en riesgo parte del capital político con que llega el mandatario, considerado el responsable de unificar a los franceses y recuperar la posición que el país tuvo décadas atrás; de ahí que se le haya comparado con Juana de Arco.

La cuestión migratoria es otro desafío. Esta es de carácter transnacional, por lo que Macron dejó entrever que requiere una solución conjunta entre Francia, la Unión Europea y los países de origen de los migrantes. Además, Francia es un país receptor y de paso.

En el plano europeo, quizás el más complicado por los retos que enfrenta la Unión Europea, el presidente francés viajará a Berlín para reunirse con la canciller Ángela Merkel. Europa enfrenta una serie de problemas que obligan a los países a tomar decisiones a corto plazo. Este año es un periodo de transiciones, por la elección de un nuevo presidente del parlamento europeo, el Brexit, la relación con la Administración Trump, el citado flujo migratorio y las demandas de algunos países miembros para que el esquema de integración produzca mayores réditos. Incluso cada vez más la idea de que Europa esté en camino a cometer un suicidio se escucha en distintos foros. La cuestión es si Macron podrá avanzar en todos los frentes al mismo tiempo.

Se considera que el gobierno de Macron constituye una nueva ventana de oportunidad para la idea de una Europa unida. Esto dependerá, en parte, de la relación que mantenga con Alemania y de la forma en que se concrete la salida británica.

En el plano internacional, la cuestión del Medio Oriente y la relación con Estados Unidos serán otros de los desafíos. Francia tuvo en el siglo XIX y la primera mitad del siglo pasado un rol clave en la dinámica de Oriente Medio, sobre todo en Siria. Por eso la definición de líneas en materia de política exterior será determinante en la gestión del joven gobernante. Mientras que las relaciones trasatlánticas no atraviesan el mejor momento.

Sin duda Macron tiene una gran tarea por delante.

← China y la ruta de la seda La consolidación de Erdogan →
Dr. Carlos Murillo Zamora

Profesor e investigador de las Universidades de Costa Rica y Nacional de Costa Rica. Consultor internacional. Doctor en Gobierno y Políticas Públicas. Autor del blog camuza.codebeta.net.