Email

La gira presidencial de Trump


 
  Por Dr. Carlos Murillo Zamora 30 mayo 2017

A diferencia de mandatarios anteriores, el presidente Trump decidió realizar su primer viaje fuera de los Estados Unidos a una serie de países con situaciones diferentes y una agenda cargada de temas polémicos, sobre todo por las declaraciones que tuvo durante la campaña presidencial y los primeros 100 días de gestión. Así comenzó en Arabia Saudita, pasó a Israel y siguió al Vaticano e Italia, para luego ir a Bruselas y concluir en la Cumbre del G-7 en Taormina, Italia.

Esta gira le sirvió para alejarse unos días de la convulsa Washington, por lo que se ha denominado el “Rusiagate”, en el cual ya está involucrado Jared Kushner, yerno de Trump, por sus reuniones con el embajador ruso durante la campaña electoral. Kushner se suma a una larga lista de asesores del círculo inmediato del presidente que formaron parte de la trama que permitió a Moscú influir en los resultados de las elecciones, por cuanto la evidencia indica que propuso establecer un canal secreto de comunicación con Moscú.

La gira de Trump comenzó en Riad con la firma de un acuerdo de venta de armas estadounidenses al régimen saudita, por US$110,000 millones. Y pronunció un discurso en la Cumbre de los Países Árabes. En ambas ocasiones su discurso fue totalmente distinto a su posición sobre el mundo musulmán. Esto genera la duda de cuál es la versión correcta, si la que proclamaba hasta hace unas pocas semanas o la del discurso en Riad.

En Israel hubo una visita privada al Muro de los Lamentos y un encuentro con el Primer Ministro, en el cual ratificó el apoyo a ese país y buscó proclamarse como el que logrará el fin del conflicto israelí-palestino. La visita no tuvo mayores repercusiones mediáticas, comparada con las otras.

En el encuentro con el Papa Francisco, Trump no tuvo mucha oportunidad de externar su posición sobre temas en los que discrepa radicalmente del Pontífice. Fue un encuentro más protocolario, desde la perspectiva de la opinión pública; sin embargo, las imágenes y los comentarios permiten observar que no fue un encuentro entre amigos, sino entre líderes que se distanciaron más en diferentes temas de la agenda global.

En la Cumbre de la OTAN mantuvo su discurso y demandó que los aliados paguen “lo que deben”, destacando el manotazo al Primer Ministro de Montenegro, para ocupar la primera posición -como recordando su lema de campaña “Estados Unidos primero”. Fue manifiesto que las posiciones entre los miembros de la alianza son distantes y que la Administración Trump tiene como objetivo desmantelar el orden internacional liberal de la segunda mitad del siglo XX, basado en la concepción estadounidense de las relaciones internacionales.

Pero en donde se hizo evidente que no se encontraba en su patio fue en la Cumbre del G7, haciendo manifiestas las grandes diferencias entre países de este bloque, en el que Estados Unidos se observa aislado. Trump insiste en vivir su “reality show” y romper con el guion que le entregan sus asesores. En resumen esta es la lección que deja la primera gira presidencial.

← Organizaciones intergubernamentales en crisis China y la ruta de la seda →
Dr. Carlos Murillo Zamora

Profesor e investigador de las Universidades de Costa Rica y Nacional de Costa Rica. Consultor internacional. Doctor en Gobierno y Políticas Públicas. Autor del blog camuza.codebeta.net.